Entradas

En tiempos actuales, el modo de industrialización y comercialización de la leche ha cambiado, anteriormente se consideraba una característica ideal y meta fija la cantidad de leche producida (más litros de leche fluida). Actualmente esta industrialización y comercialización va especializándose en la calidad de la leche expresada en kilogramos de leche producida.

En referencia a lo anterior, actualmente se están diseñando nuevas estrategias de mejoramiento genético, alimentación y confort que nos ayuden a alcanzar los parámetros establecidos por la industria de proteína y sólidos en la leche.

El contenido de sólidos totales en la leche es uno de los componentes que las empresas industrializadoras de lácteos utilizan como requisito para el pago de la misma, es decir, el precio a pagar al productor fluctúa dependiendo del contenido de sólidos totales de la leche, así como de otras características de calidad, tales como el recuento de células somáticas y microbiología.

Desde los años 80 se ha establecido que manipular la composición de la leche tiene una serie de oportunidades pero también restricciones. El componente más sensible a modificar a través de la manipulación dietaría ha sido la grasa. Sin embargo, es claro que el contenido de lactosa no puede ser modificada a través de la manipulación dietaría, excepto bajo condiciones extremas e inusuales de alimentación. La proteína tiene un patrón intermedio de modificación entre la grasa y la lactosa.

En resumen, una serie de factores influyen la composición final de la leche los que incluyen la genética, la raza animal, el ambiente, el estado de la lactancia, el número de lactancia y la nutrición de la vaca, todos son factores que trabajan en conjunto para determinar la composición final de la leche, donde el objetivo principal es la rentabilidad al corto, mediano y largo plazo maximizando la productividad al menor costo energético y ambiental.

Fuente | Ganadería

Los suplementos y minerales para el ganado se encuentran entre las herramientas más importantes para la gestión de tu hato bovino.

Una pizca de sal, cobalto, cobre, zinc o selenio, o un poco extra de proteína o energía puede desencadenar enormes mejoras en la salud del rebaño, en las tasas de concepción y en las ganancias de peso. ¡Incluso puedes usar suplementos alimenticios para extender la duración de tu temporada de pastoreo!

Así que no cometas el error de pensar que las necesidades nutritivas y minerales de tu ganado se satisfacen simplemente arrojando un bloque de sal en tus pastos.

Tómate el tiempo para diseñar un programa personalizado de suplementos y minerales; podría ser la decisión más rentable que tomes este año. En este artículo, voy a mostrarte cómo comenzar.

Usar suplementos de ganado para compensar las deficiencias

El hecho de que el pasto sea verde y crezca no significa que siempre tenga la misma cantidad de minerales, vitaminas o microminerales. Estos niveles cambian, a menudo bastante drásticamente, de un mes a otro.

Y el contenido de proteína y energía en la hierba también es muy variable. La temperatura, la lluvia, la madurez de la hierba y la fertilidad del suelo son solo algunos de los muchos factores que afectan la cantidad de proteína y energía en la hierba durante la temporada de crecimiento.

Y las pasturas de las que dependes para pastar durante la estación seca o durante el invierno son aún más variables. La madurez y la calidad de la hierba cuando termina la temporada de crecimiento, su resistencia a la lixiviación de nutrientes, así como la cantidad de lluvia y la temperatura durante esta temporada afectan la rapidez con que disminuirán los niveles de nutrientes.

Cómo optimizar la nutrición de tu ganado

No es solo la calidad de la hierba que cambia constantemente.

Las necesidades nutricionales de tus vacas tampoco son constantes. Cambian de un mes a otro a medida que tu ganado alcanza distintas etapas de desarrollo, durante diferentes etapas del embarazo o la lactancia, y antes y después del destete.

Teniendo en cuenta todas estas variables que están cambiando constantemente, no es de extrañar que las necesidades del ganado no siempre coincidan con lo que está disponible en el pasto. La nutrición óptima significa compensar las diferencias con los suplementos.

La reparación de una deficiencia mineral podría aumentar dramáticamente las ganancias de peso o mejorar la salud del ganado. Un poco de proteína o energía adicional en el momento correcto podría traducirse en pesos mucho más altos al destete. Y las tasas de concepción podrían obtener un aumento significativo simplemente proporcionando suplementos en momentos clave para evitar que las vacas se vuelvan demasiado delgadas y para garantizar niveles óptimos de grasa corporal al momento del parto.

Uso de suplementos para extender la duración de tu temporada de pastoreo

Y hay otra razón para diseñar un programa de suplemento de ganado personalizado: extender la duración de la temporada de pastoreo.

La hierba no se vuelve incomestible en el momento en que termina la temporada de crecimiento: la calidad se deteriora lentamente, poco a poco, hasta que ya no proporciona todo lo que necesita el ganado para mantenerse saludable y mantener sus niveles de grasa corporal dentro de límites seguros. La mayoría de los agricultores optan por dar heno o ensilaje a sus vacas cuando el pasto llega a ese punto.  Pero se están perdiendo una gran oportunidad para extender significativamente su temporada de pastoreo a un costo muy bajo.

Un poco de proteína o energía extra, o unos pocos minerales adicionales junto con la porción de pasto del día pueden ser todo lo que se necesita para continuar el pastoreo mientras que las vacas de los vecinos ya están consumiendo montañas de heno y ensilaje costosos.

Tu programa de suplementos es el secreto que le permitirá a tu ganado mantener el pastoreo de forma segura ya que la calidad de la hierba se deteriora gradualmente durante el invierno o la estación seca. Gastar unos pocos dólares al día en un programa de suplementación personalizado significa que puedes optimizar la nutrición del ganado mediante una combinación de pastos baratos y una pequeña cantidad de suplementos, en lugar de gastar miles de dólares para hacer, almacenar y transportar el ensilado y el heno.

Fuente | Grass Fed Solutions

error: Content is protected !!